martes, 14 de junio de 2016

Un año cargado de novedades...y lo que queda.

   Cuando empecé a buscar trabajo en septiembre de 2015, después de más de 5 años desempleada, mi mayor temor era qué iba a pasar con mis niñas.

   Con un padre a jornada partida y trabajando fuera de la provincia (más de 12 horas fuera de casa) no quería tener ese mismo horario laboral y tener que dejar a las niñas con una "extraña" a la que contrataría para que las recogiera del colegio y se quedara con ellas toda la tarde.

   Me daba pavor "abandonarlas". Pero un trabajo a media jornada tampoco era la mejor opción. Papá andaba por el tercer ERE en la empresa, con muchas posibilidades de ser despedido, así que necesitaba encontrar un trabajo en el que aunque empezara con pocas horas tuviese opciones de ampliar horario.

   Mi siguiente temor era el momento de la entrevista en el que tuviese que explicar "qué había estado haciendo en estos años". Es verdad que parada-parada no he estado. A parte de algún curso online y presencial, el tener este blog también me ha aportado mucho y la chica de orientación del INEM así me lo dijo, es bueno que hables de cómo has gestionado un blog durante estos años.

   Tener la mente abierta a nuevos retos también ayudó a conseguir las primeras entrevistas. Si bien es cierto que donde más experiencia tenía y donde más me apetecía trabajar era en el sector social (monitora infantil, ongs, escuelas...) abrí un poco la mente y probé a echar en otros sectores: comercios (ya había trabajado en ello en los primeros años tras terminar la universidad), secretariado/administración (donde también tenía experiencia) y comercial, donde hay trabajo para aburrir (seguros, ongs, libros...) en la calle, a puerta fría, se puede vender de todo, y es un sector donde se mueve muchas ofertas de empleo. 

   Es cierto que es un sector complicado, en la mayoría de los casos se dura poco tiempo por las exigencias de la empresa que te contrata (cumplir X objetivos en un mes) o porque el trabajo no te guste.

  Del primer sitio que me llamaron fue como captadora de socios. Justo el día que firmé el contrato me llamaron a la entrevista de la empresa en la que actualmente trabajo (como se suele decir, o no te llaman de ninguna parte o te llaman de todos sitios en la misma semana. Ayyyyy!) Pues 3 días duré como captadora de socios, pero no por nada, si no que fue lo que tardaron de la otra empresa en llamarme para empezar mi formación y empezar a trabajar con ellos.

   Y no puedo estar más feliz. Comencé con un horario partido, aunque flexible y en poco más de dos meses ya coordino un grupito de varios compañeros y me han ampliado la jornada a 40 horas. Me siento valorada y además es cierto que el trabajo me gusta. ¡Quién me iba a decir a mí hace unos años que me iba gustar trabajar de comercial!

   La otra cara de la moneda es que mi marido ha sido despedido, así que después de años y años trabajando para la misma empresa, ahora comienza un nuevo trayecto como amo de casa. Y así andamos, cada uno acostumbrándose a su nueva vida, yo fuera de casa y mi marido a cargo de las niñas. ^__^

   Y es por todo esto que he estado estas últimas semanas tan alejada del blog, porque ahora sí que apenas tengo tiempo para nada. Pero a ratitos, como os dije, seguiré pasando por aquí.

   La semana que viene os hablaré de uno de los nuevos retos de Edukame que vienen que ni pintado con todo esto, sobre cómo conciliar vida laboral-familiar de forma más sencilla, con trucos, muchos de ellos, muy sencillitos de seguir. Espero veros por aquí.

Besos!

2 comentarios:

Gracias por comentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...